Tras cuatro semana sin haber probado ni carne, ni pescaso, ni marisco ni embutidos, tengo que decir que me siento genial, sin debilidad, sin ansias de comer carne… me siento ligero ( tengo sobre 2 kilos menos). Las frutas, verduras, hortalizas y legumbres son suficientes para darme la energía que necesito para llevar a cabo una vida activa, en la que realizo más de 10 horas semanales de carrera…

… la experiencia me ha gustado, me siento muy pero que my bien, me siento como más vivo… ¿será de no comer alimentos muertos?

Quiero advertir que esto no es un juego, que no todo el mundo puede decidir de un día para otro hacerse vegetariano. Consultar con un endocrino o un nutricionista esta decisión. En mi caso, el conocimiento de mi cuerpo y tener nociones sobre alimentación me permiten llevar a cabo esta serie de “experimentos”, pero no se debe hacer sin ningún control médico, ya que es vuestra salud la que esta en juego.