Una sonrisa que refleja la alegría de haber terminado con éxito un reto que hace meses era impensable. Muchas horas de entrenamiento, de sudor, de lluvia, de algún problema físico… Una sonrisa que revela un sueño cumplido, un sueño realizado, un sueño trabajado. Quiero felicitaros por vuestro esfuerzo, por vuestro trabajo y por soportarme en los entrenamientos en lo que os “como” la cabeza. Pero al mismo tiempo quiero retaros a más, la siguiente distancia son 21 km. Ahí lo dejo !!!